Seleccionar página

¿Qué estás adorando? 7 maneras de saber si Dios es la prioridad

¿Qué estás adorando? 7 maneras de saber si Dios es la prioridad

La mayor paz que he recibido fue cuando Dios me habló con valentía y me liberó de la carga de tener una relación obligada con Él. Suena herético para algunos, pero la realidad es que Él me estaba mostrando que no nos obliga a estar con Él. Él quiere hijos que elijan libremente venir a Él.

Ese es el verdadero amor.

Al mismo tiempo, la fe es evidente en la acción. Si realmente creemos en lo que dice la Biblia y en quién es Dios, entonces vamos a hacer algo y a decir algo. Si alguien examinara nuestras elecciones y conversaciones, ¿vería a alguien apasionado y entregado al Reino o a alguien a quien le gusta mucho el trabajo, la familia, los deportes, el equipo, etc.?

Dios debe ser la máxima prioridad en nuestras vidas. No hay excusas. Él es absolutamente todo para nosotros porque lo dio todo por nosotros. Pero, ¿cómo sabemos si eso es cierto en nuestras vidas?

1) Damos a Dios nuestro tiempo

Una de las pocas cosas que se me quedaron grabadas de la universidad fue cuando un profesor informó a nuestra clase de que podía saber qué era lo más importante para nosotros por lo que hacíamos con nuestro tiempo libre. Me sentí bastante convencido.

¿Cuántas horas he pasado en mi teléfono y aún así siento que no tengo suficiente tiempo para darle a Dios 5 o 10 minutos intencionales en el día? ¿Pasamos más tiempo buscando nuevas cosas o buscando a Dios?

📖 TE PUEDE INTERESAR LEER 📖
Todo sobre el Salmo 91

No creo que se trate de contar con horas, pero sí de pasar un tiempo intencional de calidad como lo harías con cualquier otra relación saludable en tu vida. Me gusta pensar que mi tiempo diario es como tomar un café con Dios. Tiene que ser personal.

Me parece que es especialmente útil reservar tiempo por la mañana porque afecta significativamente a la forma en que caminamos el resto del día. Además, algunos de los mejores momentos que he compartido con Dios han sido fuera de mi rutina matutina por el sacrificio y la intencionalidad que conlleva.

2) Hablamos de él

Al igual que en el primer punto, se puede saber fácilmente lo que le apasiona a una persona por lo que dice. Parece obvio, pero lo que sale de nuestra boca muestra lo que queremos que los demás sepan. Si queremos que la gente conozca a Dios o nos apasiona lo que Él está haciendo en la vida de otras personas, naturalmente hablaremos de Él con frecuencia.

Las palabras son un reflejo del corazón.

«…de la abundancia del corazón habla la boca».

Mateo 12:34

3) Lo promovemos a él y a otros

En la cultura actual, pasamos mucho tiempo tratando de avanzar en nuestra agenda y promovernos a nosotros mismos. Es fácil caer en esta tendencia cultural cuando estamos rodeados de constantes esfuerzos y exhibición de logros en las redes sociales.

Nos gusta pensar que si nos promovemos lo suficiente tendremos las cosas que siempre hemos querido. Sin embargo, la verdad bíblica es que Dios te promoverá si tú promueves Sus caminos. Si realmente creemos que Él es tan bueno como dice que es, entonces debería ser completamente natural promover el Reino.

¿Estamos administrando bien nuestros recursos y plataformas que Él nos ha dado?

«Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas se os darán también».

Mateo 6:33

4) No ponemos excusas

El tiempo no es tu dueño. Tú eres el dueño del tiempo. El tiempo es una moneda que puedes gastar como quieras. Es una elección para invertirlo en un área sobre otra. Incluso la persona más ocupada del mundo tiene la opción de poner su alarma 10 minutos antes y usar ese tiempo para enfocarse intencionalmente en lo que para Dios si es una prioridad.

«Mi corazón, oh Dios, está firme, mi corazón está firme; cantaré y haré música. ¡Despierta, alma mía! ¡Despierta, arpa y lira! Despertaré la aurora»

Salmos 57:7-8

TE PUEDE INTERESAR LEER
5 libros sobre adoración y alabanza que quieres leer

5) Hay frutos en nuestras vidas

Si pasamos tiempo en la presencia de Dios un subproducto natural es la filiación. Esto nos lleva a caminar con confianza en nuestra identidad y a producir frutos porque sabemos quiénes somos.

«El árbol bueno produce frutos buenos, y el árbol malo produce frutos malos».

Mateo 7:17

Saber y creer que somos un hijo o hija amado producirá buenos frutos en nuestras vidas. Si vemos como Dios realmente nos ve, veremos como Él ve a otras personas y los testimonios seguirán.

Nuestras vidas deberían impactar a otras personas, no sólo a las nuestras.

6) Adoramos fuera del escenario

Una vez escuché a un pastor decir que no quieren a nadie en su equipo de adoración que no adore cuando está solo. La adoración no es sólo una cita programada para el domingo. Es un estilo de vida y un desborde de estar en una relación con Dios. Una relación saludable con un cónyuge o pareja tendrá afirmaciones saludables, auténticas y frecuentes. Lo mismo debería ocurrir con una relación sana con Dios.

«Pero cuando ores, entra en tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en secreto. Y tu Padre, que ve en secreto, te recompensará».

Mateo 6:6

7) Tenemos la mano abierta para todo

Sencillamente, si hoy pierdes algo y eso te quiebra a ti y a tu forma de ver el mundo, es un ídolo. Puede haber dolor genuino, pero cuando algo define tu alegría y esperanza más que Dios, hay un problema.

Cuando obtengo algo bueno en mi vida, siempre trato de ponerlo abiertamente ante Dios. La mayoría de las cosas en la vida son estacionales, por lo que hay madurez en estar dispuesto a dejar pasar cualquier cosa. Para mí, la prueba definitiva de la fe es la crisis y la pérdida. ¿Sigue siendo Dios nuestra prioridad, o elegimos aferrarnos a la ruptura y a la desesperanza?

Al final, la vida con Dios no consiste en rituales legalistas para hacernos sentir más en paz con lo que somos. Se trata de vivir desde la paz de lo que Dios dice que somos. Si miramos nuestras vidas y no vemos evidencia de los puntos anteriores es un simple recordatorio para volver a la presencia de Dios.

Sobre el Autor

Grupos de Alabanza

En este blog queremos darte toda la información, ayuda, trucos y consejos para que puedas aplicarlo a tu día a día como adorador. Además, si participas en un ministerio de alabanza o incluso lideras el ministerio de alabanza en tu iglesia local podrás encontrar mucha información que creemos que te va a resultar muy útil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete