Seleccionar página

Principios de liderazgo tóxicos que probablemente no sabías que habías aprendido, y cómo desaprenderlos

Principios de liderazgo tóxicos que probablemente no sabías que habías aprendido, y cómo desaprenderlos

Aquí tienes una anécdota que te va a interesar vivido por un músico: ¿Cuándo fue la última vez que fuiste a visitar a tu proveedor de telefonía móvil/Internet/cable? Extrañamente recuerdo el día exacto: El 15 de octubre de 2017. Lo recuerdo porque fue el día en que tuve una conversación con un empleado que me dijo algo que creo que resume el enfoque inconsciente de tantas personas hacia el liderazgo. Estaba intentando venderme un paquete de teléfono fijo y televisión por cable con mis servicios de internet y telefonía móvil. En medio de su discurso, hizo una pausa y me dijo esta frase: «Perdona si estoy siendo corto y descarado. Realmente quiero ser un líder y los grandes líderes son mordaces». Sonreí y pensé: «Si un gran líder es esas cosa, entonces ¿por qué sientes la necesidad de disculparte por lo que hacen los grandes líderes?».

Ahora me imagino que tú leíste esto y pensaste algo similar a mí. Definitivamente no es un gran principio de liderazgo. Aunque la mayoría de los líderes no lo suscriben conscientemente, definitivamente hay rastros de él presentes en muchos de nosotros. No porque deseemos activamente ser descarados, duros, sarcásticos, etc., sino porque somos humanos y a veces las cosas salen así.

📖 TE PUEDE INTERESAR LEER 📖
Todo sobre el Salmo 91

Entonces, ¿por qué ocurre eso? ¿Por qué, cuando definitivamente no deseamos ser un imbécil con nuestra gente, se producen momentos de «imbecilidad»?

Una cosa que he notado en mi viaje de liderazgo es que el tono de mis interacciones es a menudo un reflejo de la prisa que tengo. Los líderes suelen ser así porque no tienen tiempo para frenar. Tenemos mucho que hacer y poco tiempo para hacerlo. ¿Es esto siempre cierto? Probablemente no. Pero independientemente de si tenemos la capacidad de ir más despacio o no, la prisa es a menudo la fuerza motriz que hace que nos mostremos de una manera que no refleja lo que queremos ser.

¿Por qué? ¿Será que los valores de nuestra cultura nos traicionan una vez más? Ya sean retrasos en los vuelos, que alguien conduzca más despacio de lo que queremos o que nos encontremos en la cola del cajero más lento del supermercado, odiamos lo que nuestra cultura nos ha enseñado a despreciar y evitar a toda costa: las molestias.

Odiamos que nos molesten.

Odiamos que nos interrumpan. Sinceramente, creo que el individualismo produce resultados hermosos, pero como la Guerra de las Galaxias nos ha enseñado, siempre hay un lado oscuro de la fuerza.

Si miras la vida de Jesús y la vida a la que nos llaman los Evangelios, no puedes separar el caminar con Jesús de la continua invitación a ser interrumpido e incomodado. De hecho, la mayoría de las historias que vemos en los Evangelios sobre las interacciones de Jesús con la gente fueron momentos de interrupciones inconvenientes.

Las multitudes que siempre encontraban a Jesús cuando se alejaba para descansar, Nicodemo visitando a Jesús a altas horas de la noche, la mujer que agarró el borde del manto de Jesús, el ciego, la hija del centurión, y la lista realmente sigue y sigue. Todos los momentos incómodos. Ahí es donde tiene lugar la mayor parte del ministerio: en los momentos incómodos.

Usted podría decir: «Bueno, Jesús podía anticiparse y planearlo. Él ya sabía con quién iba a interactuar porque es Dios». Aunque eso es cierto, entonces ¿por qué vemos tantas interacciones en las que los que fueron sanados y recibieron de Jesús fueron los que iniciaron la interacción? Si Jesús sabía a quién iba a curar, ¿por qué no se acercó a ellos? ¿Por qué hizo que la mujer corriera detrás de él y tomara su manto? ¿Por qué no se presentó en la casa del centurión y en cambio hizo que el centurión fuera a buscarlo? Parece que Jesús estaba haciendo un movimiento clásico de Jesús y tratando de mostrarnos algo con su vida más que con sus palabras.

TE PUEDE INTERESAR LEER
7 Consejos para mejorar como músico de alabanza

Estamos llamados a vivir vidas disponibles a los inconvenientes.

Así que esta es mi pregunta para ti: ¿Está tu plato demasiado lleno hasta el punto de no poder tener inconvenientes? Permíteme preguntarlo de otra manera. ¿Tienes demasiadas cosas y tareas urgentes que realmente no tienes tiempo para reducir la velocidad, responder como Jesús, y estar presente para aquellos que Él ha puesto delante de ti?

La prisa arruinará tu vida.

La prisa hará que te presentes ante las personas que Dios te ha llamado a liderar de una manera que Él no te ha llamado a ser. No, esto no significa que en los momentos de escasez de tiempo tienes que parar todo para tener una cita de 45 minutos para tomar un café con aquellos a los que lideras. Pero sí significa que en los momentos de escasez de tiempo tienes que estar dispuesto/a a que las cosas se hagan un poco más rápido para ver a tu gente experimentar a Jesús a través de ti.

Una historia de cómo no hacer esto bien:

Cierto líder de alabanza comenta: Un domingo por la mañana, estaba dirigiendo el sonido en la cabina de sonido. Le estaba dando a una de mis internas la oportunidad de practicar detrás de la mesa de sonido, mezclando el llamado al altar. Tomó una decisión de mezcla que no era la adecuada para ese momento y me abalancé sobre ella con un tono áspero y me acerqué rápidamente, obligándola a alejarse de la mesa de sonido.
Todo para que yo pudiera bajar un fader 5db. Cuando la miré vi una mirada de sorpresa y rechazo. Claramente se sintió como si estuviera en problemas y hubiera hecho algo extremadamente malo. Todo esto por que el piano estaba un poco más alto de lo que yo quería.
Literalmente, habría tardado 5 segundos más en reducir la velocidad, llamar amablemente su atención y pedirle que bajara el volumen, pero ahora, debido a unos pocos momentos como ese, estoy teniendo que trabajar muy intencionadamente para asegurarme de que siente que pertenece y es valorada aún más.
Todo por culpa de un atenuador que está 5db más alto de lo que yo quería durante 5 segundos más. ¿Habría aparecido Dios en esa llamada al altar si el piano hubiera estado más alto durante 5 segundos más? Sí, claro.

Si podemos responder a esa pregunta tan rápidamente con un sí, entonces ¿por qué pasamos por alto, ignoramos y pasamos por encima de la gente con tanta facilidad? ¿Será porque tenemos demasiada prisa y nos negamos a que nos molesten?

TE PUEDE INTERESAR LEER
5 libros sobre adoración y alabanza que quieres leer

Un desafío para ti

La próxima vez que estés apurado y el Señor te traiga una interrupción inconveniente, detente y deja que Él te muestre el milagro que quiere desplegar justo frente a ti. Lo más probable es que sientas que no puedes permitirte ir más despacio, pero te prometo que al final valdrá la pena.

Más que las tareas que se hacen perfectamente, el ministerio se trata de guiar a la gente como lo hizo Jesús. Los líderes del Reino no sacrifican el 1 por el 99. Es mejor llevar a las personas a la plenitud que lastimarlas para obtener un mejor producto.

¿Qué principios tóxicos de liderazgo has tenido que desaprender? ¡Deja un comentario o preguntas abajo!

Sobre el Autor

Grupos de Alabanza

En este blog queremos darte toda la información, ayuda, trucos y consejos para que puedas aplicarlo a tu día a día como adorador. Además, si participas en un ministerio de alabanza o incluso lideras el ministerio de alabanza en tu iglesia local podrás encontrar mucha información que creemos que te va a resultar muy útil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete