Seleccionar página

De lo bueno a lo grande: Lo que separa a los profesionales del resto

De lo bueno a lo grande: Lo que separa a los profesionales del resto

¿Qué hace que un músico sea digno de ser llamado «grande«?

Durante mucho tiempo, cualquier músico, lo puede asociar a la técnica. Te impresionan los guitarristas que podían tocar sin esfuerzo, los bateristas que podían clavar complejos rellenos y los vocalistas que podían cantar salvajes estrofas a través de muchas octavas. Muchos músicos practican durante horas tratando de tocar lo más rápido posible o de aprender complejas ideas teóricas que les ayuden a avanzar en su forma de tocar.

A medida que crecen, desarrollan sus habilidades y pueden tocar como algunos grandes músicos, pero a veces eso simplemente se convierte en un signo negativo más que en otra cosa.

¿Por qué?

Porque, realmente, el denominador común más obvio entre los mejores músicos es éste: el equilibrio

Música con moderación

Suelo seguir el lema de todo con moderación. No se aplica completamente a todos los conceptos de la vida, pero en general, encuentro que los resultados comienzan a sufrir cuando algo se lleva al extremo. Creo que esto se aplica significativamente a la música.

Normalmente, cuando escucho a los músicos puedo identificar rápidamente a alguien que es «demasiado» o «demasiado poco«. Si son experimentados y pulidos, los pensamientos que me vienen a la mente son «Vaya, han entrado con fuerza ahí» o «Eso ha sido realmente de buen gusto«.

Apuesto a que si te pregunto quién te viene a la mente cuando piensas en alguien que es «demasiado» o «demasiado poco«, probablemente puedas identificar inmediatamente a alguien de tu grupo de alabanza. Aunque en general estemos equilibrados, todos nos inclinamos más hacia un lado que hacia el otro. Cuando empecé a tocar la guitarra en la iglesia, probablemente me incliné por el lado de «demasiado poco» debido a mi falta de confianza. Ahora, probablemente, cualquier músico experimentado peca de «demasiado«. Una buena practica es quitar para mejorar.

Pesar en la balanza del equilibrio

Quiero darte algunos ejemplos para ayudarte a conceptualizar esta idea. A continuación, se presentan algunas escalas que podemos utilizar cuando analicemos nuestra musicalidad. El objetivo es encontrar el punto dulce entre los dos extremos.

Inactivo <—————————> Activo
Vacilación <———————–> Audacia
Tímido <—————————–> Exceso de confianza
Confiado <————————-> Falta de gusto
No toca nada <——————> Toca demasiado
Poco memorable <————> Llama demasiado la atención
Demasiado selectivo <——> Toca todo/todo

¿En qué punto te encuentras tú? Esto no es un ejercicio para que te sientas derrotado, sino para ayudarte a empezar a desarrollar la conciencia, algo que todo buen músico tiene continuamente. No creo que haya suficientes músicos que practiquen la conciencia del equilibrio tanto como deberían. Muchos prefieren pasar el tiempo averiguando qué pedal de retardo comprar. Elige bien tu tiempo.

¿Cómo sé si estoy equilibrado?

La forma más fácil de desarrollar el equilibrio es estudiar cómo tocan los profesionales. Aprende las canciones y las partes, pero también toma nota de en qué tipo de momentos caen esas partes y tonos o dónde deja espacio el músico. Una vez que desarrolles tus habilidades y tu oído aprendiendo las canciones, te resultará natural tomar decisiones equilibradas y sabias en el contexto único de tu iglesia.

Equivócate bien

Lo último que diré es que para llegar a ser equilibrado, tienes que aprender de los fracasos. Si eres más bien un músico tímido, vas a tener que probar algunas cosas más atrevidas para presionarte a ti mismo, a veces cosas demasiado atrevidas.

Un guitarrista, una de las primeras veces que tocó con Kari Jobe, se paró en medio de una charla porque lo que él estaba tocando la distraía. Fue un poco embarazoso, pero no dejó que eso le hiciera retroceder a la larga. Simplemente se lo tomó como un lugar para conocer su personalidad y apoyarla mejor en el futuro.

Uno de los elogios que ese guitarrista recibe ahora con más frecuencia es lo bien que su forma de tocar apoya a los líderes y a los predicadores en los momentos de bajón en los que muchos otros instrumentistas dejarían de tocar por completo. Si hubiera dejado que ese fracaso lo definiera, no habría desarrollado el equilibrio en esa área.

Sobre el Autor

Grupos de Alabanza

En este blog queremos darte toda la información, ayuda, trucos y consejos para que puedas aplicarlo a tu día a día como adorador. Además, si participas en un ministerio de alabanza o incluso lideras el ministerio de alabanza en tu iglesia local podrás encontrar mucha información que creemos que te va a resultar muy útil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete