Seleccionar página

4 consejos para dirigir a los voluntarios de un grupo de alabanza

4 consejos para dirigir a los voluntarios de un grupo de alabanza

Si bien es cierto que una minoría de iglesias paga a todos los miembros del equipo de alabanza, lo más probable es que la mayoría de las veces estemos trabajando y dirigiendo a voluntarios.

Existen iglesias con una banda pagada por el personal, y también iglesias con equipos formados al 100% por voluntarios. Lo que se puede encontrar muy a menudo con grupos formados por voluntarios, es que es muy fácil caer en esta mentalidad de que las cosas son «suficientemente buenas» o «tan buenas como pueden ser«. Asumimos que porque nuestros equipos no están siendo pagados, no podemos exigirles mayores expectativas.

Sin embargo, hoy vamos a ofrecer un segundo punto de vista. Podríamos decir que el mayor impacto en el compromiso y el nivel de excelencia de tu equipo no tiene nada que ver con el dinero, y sí con tu liderazgo.

Así que en ese sentido, aquí hay 4 consejos para convertir a tu equipo de voluntarios en el equipo de los sueños.

voluntarios en grupos de alabanza

Conoce a tu equipo

Esta es la diferencia entre un equipo de alabanza que está rebosante de miembros y uno que está constantemente luchando por encontrar gente. ¿Es usted el tipo de líder que se preocupa más por los miembros de su equipo que por la moda de su vestimenta, el diseño de su escenario o la relevancia de su selección de canciones?

Las relaciones y la conexión auténtica son las divisas del voluntariado.

Tenemos que entender que nuestros voluntarios sólo están ahí porque QUIEREN estar ahí (al menos eso espero), y debemos tratarlos con gratitud y respeto en consecuencia. No tengas miedo de profundizar con ellos. Piensa en tu equipo de alabanza como si fuera tu grupo pequeño. Estáte disponible e invierte en cada miembro porque todos aportan algo único al grupo.

TE PUEDE INTERESAR LEER
7 Consejos para mejorar como músico de alabanza

Si todo lo que sabes de tus voluntarios son sus debilidades y las áreas en las que te gustaría que crecieran, probablemente eso es todo lo que ellos saben de ti también. Debes conocer sus intereses, objetivos, dinámica familiar, etc. Si un voluntario siente que realmente te preocupas por él, que lo conoces y que valoras su participación, te aseguro que no se irá a ningún otro sitio, ¡y te dará todo lo que tiene!

Pasar tiempo juntos …fuera de los ensayos

Si la única vez que vemos a nuestro equipo es para un ensayo, una prueba de sonido o un servicio semanal, estamos fallando como líderes. Esto establece una cultura que se centra estrictamente en las tareas que hay que realizar, y no en las personas que las realizan. Las bandas que tocan juntas, no siempre permanecen juntas.

Oren juntos, adoren juntos, coman juntos, vayan al cine/playa/casa de amigos juntos, y creen espacios para que su equipo se conecte con los demás fuera de los ensayos.

Esto no tiene que ser un compromiso de tiempo enorme o algo complicado. Por ejemplo, un grupo de alabanza concreto simplemente salían a comer helado italiano juntos después de sus ensayos semanales. Todo el mundo ya estaba en el ensayo, así que no había que pedir a nadie otra noche extra de su semana.

Se reunían en un coche a 5 minutos de distancia y se sentaban fuera a comer mientras compartían historias nada musicales sobre la escuela, los amigos y la familia, etc. La cuestión es que, después de todo ese tiempo el grupo no recordaba la organización ni la estupenda elección de canciones, pero sí que recordaban las risas que se echaban juntos en las noches de verano mientras tomaban un helado italiano. A medida que todo el mundo se siente más cómodo con los demás, es inevitable que musicalmente también os sintáis más unidos.

Cultivar la propiedad

Dé a cada voluntario/miembro algo único en lo que centrarse y crecer. Cuando la gente siente que está marcando personalmente la diferencia en el equipo, es mucho más probable que den lo mejor de sí mismos. Todo esto se deriva de los dos puntos anteriores de conocer profundamente a su equipo.

Digamos que tienes un joven cantante de fondo que quiere ser líder de adoración. Establezca un plan para ayudarle a dar pasos en esa dirección. El primer paso sería enfocarse en una canción que potencialmente podría dirigir. Practiquen juntos. Haz que se siente contigo mientras creas tu set.

Pídeles que elaboren listas de canciones «de prueba» y enséñales lo que funciona y lo que no funciona. Al final, deja que elijan una lista de canciones completa. A continuación, pídeles que salgan y codirijan el set contigo. Por último, pídeles que dirijan solos.

TE PUEDE INTERESAR LEER
5 libros sobre adoración y alabanza que quieres leer

La mayoría de estas cosas las harías tú solo de todas formas, pero acabas de dar a este líder de alabanza en pareja un nuevo sentido de propósito y propiedad. Delega tareas en personas concretas en función de sus puntos fuertes. Asigna a alguien la tarea de ayudar a introducir las letras de las nuevas canciones en la base de datos. Haz que alguien sea responsable de la limpieza del escenario después del servicio.

Mi favorito es entrenar a cada persona del equipo para que realice una correcta comprobación de la línea/sonido. Luego, cada semana, que una persona diferente lo dirija. Si cada persona siente que tiene una responsabilidad en el equipo, su dedicación y compromiso sólo crecerá.

¡Diviértete!

Tan simple como eso. Es sorprendente para mí cuántos líderes/equipos de adoración luchan con esto. ¡Haz que la experiencia sea divertida! Si no hay risas durante un ensayo, eso me preocupa. No te concentres tanto y seas tan crítico como líder, que el ambiente de tu equipo sufra por ello. A veces tendemos a vivir en los extremos, por lo que enfrentamos la «excelencia» y la «diversión» como si estuvieran en una especie de tira y afloja filosófico.

Sin embargo, a pesar de la creencia popular, se puede estar totalmente dedicado a la excelencia en todo lo que se hace Y seguir pasándolo bien mientras se hace. Crea un entorno en tu equipo en el que la gente se sienta segura para dar un paso adelante, probar cosas nuevas, fracasar, aprender y volver a intentarlo. La música consiste en crecer cada día. Nunca pierdas de vista el hecho de que desde nuestra primera nota cantada o nuestro primer acorde rasgado, todos nos enamoramos de la música porque era divertida.

La dinámica de cada equipo es completamente diferente porque cada equipo es completamente único. Esperemos que estos pasos te ayuden, como líder de adoración, a empezar a echar raíces más profundas y a ver el crecimiento de tu equipo de voluntarios. ¿Tienes alguna historia o idea útil en la que hayas conectado con tu equipo para sacar lo mejor de ellos? Compártela en los comentarios.

Recuerda siempre: si cuidas bien de tus voluntarios, ellos cuidarán bien de ti.

Sobre el Autor

Grupos de Alabanza

En este blog queremos darte toda la información, ayuda, trucos y consejos para que puedas aplicarlo a tu día a día como adorador. Además, si participas en un ministerio de alabanza o incluso lideras el ministerio de alabanza en tu iglesia local podrás encontrar mucha información que creemos que te va a resultar muy útil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Comentarios Recientes