Seleccionar página

Populares

Cargando
  • grupos de alabanza
  • Biblia
  • líderes
  • músicos
  • consejos

Sobre el proyecto Grupos de Alabanza

Grupos de alabanza es una web cuyo objetivo principal es poder compartir trucos, consejos, técnicas y pensamientos que ayuden a miles de personas que, simplemente quieren adorar a Dios, tanto en su día a día, con cada acto de su ser, como dentro de un ministerio sólido de alabanza y adoración comunitaria en su iglesia local.

Gruposdealabanza.com es un portal de noticias, de consejos sobre qué hacer si eres un líder de adoración y alabanza en tu equipo de alabanza o si eres un miembro de tu grupo de alabanza que quiere mejorar y crecer tanto como un adorador en espíritu y en verdad como un buen músico.

Te invitamos a que visites las secciones de nuestro blog y te llenes de lo que Dios tiene preparado para ti. Si quieres, también puedes suscribirte a nuestra newsletter y así estar al tanto de las publicaciones que vamos añadiendo diariamente a nuestro blog.

Nuestro unico objetivo con todo esto es que juntos podamos ofrecerle a Dios lo mejor de lo mejor y ayudar a más personas a ofrecer una adoración sincera y excelente al Dios que merece toda la gloria, toda la adoración por los siglos de los siglos.

libro de los salmos 1

¿Qué es un grupo de alabanza?

Un grupo de alabanza es un ministerio dentro de la iglesia local en el cual, un grupo de personas que aman y sirven a Dios, guían al resto de la congregación a alabar y a adorar por medio de la música con canciones e himnos.

Más información acerca de ¿qué es un grupo de alabanza?

¿Cómo tiene que ser un ministro de alabanza?

A veces, cuando hablamos de ministros de culto podemos referirnos a pastores, ancianos, personas que dirigen las reuniones de los domingos en la iglesia o, también, líderes de alabanza que ministran en el tiempo de alabanza y adoración.

Para cualquiera de los casos, siendo lo más rigurosos posibles podríamos aplicar las instrucciones que Pablo le daba a Timoteo y Tito en sus cartas.

En el caso de la alabanza, además, hemos de presuponer ciertas características importantes para un ministro de culto, las cuales podrían ser:

  • Un conocimiento musical mínimo para poder dirigir los ensayos y momentos de adoración en la iglesia.
  • Un conocimiento mínimo de liderazgo de grupos y coordinación de equipos.
  • Pasión por Dios y su ministerio.

Más información acerca de ¿Cómo tiene que ser un ministro de alabanza?

¿Qué es ministrar en la alabanza?

Ministrar en la alabanza significa exaltar el nombre de Dios para que Dios pueda ministrarnos en diferentes áreas de nuestra vida. La palabra Ministrar viene del hebreo שָׁרַת sharát que significa atender o servir en adoración. El sentido real de la palabra nos habla de un servicio o atención exclusiva a Dios, ya que para hablar del servicio a otra persona se utiliza comúnmente en la Biblia otra palabra.

Por lo tanto, un ministro de alabanza es cualquiera que exalte a Dios y le adore en Espíritu y en verdad.

Cierto es que comúnmente el significado de esta palaba se atribuía a los levitas y a los encargados de llevar o guiar la alabanza del pueblo a Dios mismo, y ese sentido, en parte, sigue manteniéndose al entender por ministrar en la alabanza a servir en un grupo o ministerio que se encarga de guiar en la música a la iglesia local en la alabanza en sus reuniones.

Por lo tanto, ministrar en la alabanza, en un sentido un poco más concreto, también significa servir en el ministerio de la alabanza.

Aprende más acerca de ¿qué es ministrar en la alabanza?

¿Cómo dirigir la alabanza y adoración?

La adoración y la alabanza comunitaria presenta muchos puntos que deben resolverse para que sea agradable a Dios, por ejemplo es importante no ser nunca el centro de atención, no tratar de destacar, debe estar llena de oración, debe rodearse de la Palabra de Dios. Cuando hacemos la pregunta ¿Cómo se debe dirigir la alabanza y la adoración? la respuesta no es fácil, pero en esencia podríamos resumir que el objetivo de alguien que dirige la alabanza y la adoración en una iglesia local debe ser poner en boca de los adoradores, palabras que adoren a Dios y, al mismo tiempo transformen sus vidas. Debe tratar de reconducir la atención de algo terrenal a un Dios soberano en los cielos. 

¿Qué es la alabanza en la Biblia?

Alabanza proviene de la palabra hebrea lehalel que significa literalmente «Alabar, glorificar, cantar, celebrar, etc». En la Biblia, la adoración y la alabanza tiene varios y profundos significados y podemos explorarlos y profundizar en ellos con mucho detenimiento en el libro de los salmos (y en toda la Biblia)

Pero si tuvieramos que resumir rápidamente lo que la alabanza en la Biblia implica, podríamos decir que alabar a Dios es, expresar (a Dios y también delante de otras personas) y reconocer quién es Dios y lo que hace de cualquier manera posible (y entiéndase posible, de cualquier manera que a Él le honre o le guste)

Es cierto que en la Biblia la alabanza tiene muchas formas de expresión que van variando desde los sacrificios y las ofrendas hasta los cánticos espirituales pasando por el "simple" pensamiento, pero con certeza podemos concluir que todo nuestro ser está diseñado para alabar a nuestro Dios.

¿Qué es ser un ministro?

En la definición clásica de ministro podemos encontrar que un ministro es aquel que dirige un ministerio. Simplemente. Y un ministerio es una función o empleo de una persona.

Enfocado a la iglesia, y más específicamente a la alabanza, podemos decir que un ministro de alabanza es aquella persona que se encarga de llevar a cabo el ministerio de la alabanza que, por definición es una de las funciones que existen dentro de la iglesia local. 

En este sentido, un ministro de alabanza es simplemente la persona que participa de este ministerio.

Ahora bien, no queremos dotar de misticismo o de cualidades espirituales especiales a estas personas (porque las musicales se asumen) pero en muchos sentidos, todos los creyentes somos ministros de alabanza ya que todos servimos (o deberíamos servir) a nuestro Dios en alabanza en todas las áreas de nuestra vida y también en la iglesia.

En ese sentido, tú y yo somos ministros ya que ministramos a otros y servimos en alabanza a nuestro Dios con nuestras vidas.

¿Qué hace la alabanza?

Resumir esto en un par de párrafos podría parecer una broma de mal gusto, pero si pudieramos decir en unas líneas lo que hace la alabanza podríamos decir estas 3 cosas:

  • La alabanza glorifica a nuestro Dios: Y es su único objetivo. La alabanza honra a nuestro Dios y es la única razón por la que adoramos.
  • La alabanza transforma las vidas del que alaba: Y es sólo por gracia. Dios ha decidido que la alabanza, cuando tiene el propósito de glorificarle, además, transforme nuestras vidas de maneras que no podemos casi ni explicar en ocasiones.
  • La alabanza transforma las vidas del que la oye: De nuevo, la gracia de Dios se pone de manifiesto al permitir que la alabanza a Dios también haga reaccionar al que no cree en Él, llegando incluso a inclinar su corazón al Dios del universo.

¿Qué quiere decir alabanza y adoración?

Cuando oímos esa expresión solemos pensar que la alabanza y la adoración son términos que se utilizan para referirnos a casos muy separados y concretos . Podemos decir que la alabanza es cantar y la adoración pensar, o que la alabanza es el reconocimiento de Dios por lo que ha hecho y la adoración el reconocimiento de Dios por quién es.

Pero cuando oigas esta expresión ten en cuenta que la alabanza y la adoración son expresiones de una misma cosa, y es glorificar a nuestro Dios. 

¿Qué significa ministrar el corazón de Dios?

Ministrar a Dios es entregarle algo a Él que va a ser una bendición, un placer, una alegría, algo bueno. Como dice la Biblia algo de olor fragante. 

Realmente Dios se alegra, Dios se regocija, canta, se complace, se entristece, se enoja, se aíra, se compadece e incluso llora. Nuestro Dios tiene emociones (como nosotros). Por lo tanto nuestro Dios disfruta de que nosotros hagamos el bien. Él se alegra cuando le honramos, se deleita cuando hacemos el bien y se complace en nuestra obediencia. 

De la misma manera, Dios se goza cuando le adoramos en espíritu y en verdad. Nuestro Dios disfruta cuando lo hacemos. Así que ministrar a Dios es ofrecerle eso. 

¿Podemos decir casos concretos de ministrar a Dios? Si y no. Porque ministrar a Dios no es una acción concreta. No podemos decir, cantar esta canción es ministrar a Dios o tocar este instrumento es ministrar a Dios. Porque ministrar a Dios es algo que tiene que ver con las intenciones de nuestro corazón. Ministrar a Dios sólo es posible si nuestro corazón está realmente inclinado ante nuestro Dios.

¿Cómo se debe adorar a Dios en la iglesia?

La adoración correcta, como tal, en cuanto a formas, no está definida en la Biblia para nuestros tiempos. 

Es cierto que Dios quiere que, en la liturgia llevemos un orden, y que no debemos salirnos de lo lógicamente ordenado. Y para aclararlo y ser explícito: Todo lo que tenga que ver con perder el control de quienes somos y de nuestras acciones, palabras o pensamientos poco tiene que ver con lo que Dios quiere. Primero porque Dios quiere que le adoremos nosotros, con nuestra intención, con nuestra mente, espíritu, alma y cuerpo. No quiere que lo haga otro ni quiere que nazca de acciones involuntarias.

Es determinante este punto. Muy determinante, Dios puede darte palabras en la predicación, en el evangelismo, Dios puede darte pensamientos de alabanza, Dios puede darte dones maravillosos para la edificación de la iglesia, puede mover el mar para que pases, puede cambiar las leyes de la física para transformar agua en vino, pero la adoración sincera es ese nectar único que sólo procede de nuestro corazón. Nunca lo hará Dios. Dios no se adora a si mismo. La adoración proviene de nosotros, con nuestras capacidades. Ese poco que podemos darle, esa miseria, es lo que Dios quiere de ti y de mi.

Así que ¿cómo se debe adorar a Dios? Con todo lo que tenemos para darle. Reconocemos que es poco, pero no importa. Es lo que Él busca de nosotros.

¿Cómo se puede alabar a Dios?

Quizá las maneras sean infinitas. ¿Puedo adorar a Dios cocinando? Por su puesto ¿Puedo alabar a Dios mientras tiro la basura? sin duda ninguna.

¿Cómo hacerlo? Eso es otra pregunta. Pero lo importante es que Dios nos ha provisto de una capacidad inherente y de una realidad idónea para practicar la adoración en cada momento de nuestras vidas, sin importar las circunstancias, el lugar o el momento.

¿Cómo se puede alabar a Dios? Prueba y descubre.

Suscríbete